Buda y sus demonios

  • Posted on: 22 July 2015
  • By: bioadmin

Cuando podemos vencer uno a uno nuestros demonios internos, cada día nos acercamos un poco más a ver y a vivir la vida tal y como es.

Después de renunciar a una vida de riqueza, Buda vivió como un asceta por siete años buscando el sentido de la vida.

En el séptimo año mientras meditaba vio pasar una barca donde una niña afinaba su cítara. El Maestro le decía a la niña:

Si aprietas demasiado las cuerdas, éstas se romperán y si las dejas flojas no producirán música.

En ese momento Buda comprendió que los extremos no llevan a ningún lado y que la solución está en el centro, en lo que él llamo: el camino medio.

Hizo el esfuerzo por levantarse, pero estaba en un estado tan deplorable que quedó tendido, desmayado en el suelo. Una bondadosa joven de nombre Sujata se le acercó y lo alimentó con un tazón con leche y arroz hasta que Buda se recuperó.

Ante aquella muestra de amor incondicional, Buda se dio cuenta que la bondad y el amor son el único vehículo para transitar por el camino medio. 

Una vez recuperado físicamente, vino la parte más complicada: ¿Cómo transmitir este conocimiento a los demás? Así que decidió sentarse a meditar hasta encontrar la fórmula para el fin del sufrimiento. La historia cuenta que durante 49 días permaneció inamovible para hallarla y en ese periodo se enfrentó al enemigo más temible del ser humano:

Sus demonios internos

En el budismo el ser mitológico Mara representa a los demonios internos. Buda libró su batalla más grande contra Mara.

Cuando Buda se concentraba para hallar la fórmula, Mara se aparecía y lo instaba (a través de imágenes, sueños, fantasías) a dejar su empeño y disfrutar de los placeres de la vida que ya conocía. Como no lo pudo convencer entonces le presentó las cosas que no conocía y que muchas eran consideradas "perversas". Buda tampoco fue tentado por Mara. Entonces por fin Mara quedó disuelto de su mente y Buda pudo ver a través de una mente clara y brillante toda la verdad de la vida... ver la vida tal y como es.

Así es la historia de Buda y cómo venció a sus demonios internos protagonizados por el Ego y sustentados por las creencias familiares y sociales adquiridas.

Fuente: namaste.com.mx