Heridas psíquicas que no sanan‏

  • Posted on: 9 September 2015
  • By: bioadmin
Cuando las cosas no van bien, una pregunta que nos hacemos con frecuencia es si hemos hecho algo para que nos rodee gente negativa.
 
Otras preguntas son:
 
¿Por qué siempre me tocan parejas con adicciones o infieles, o jefes neuróticos, manipuladores o conflictivos? 
¿Por qué toda mi familia y mis amigos siempre me ven cara de banco?
 
Aberto Viloldo, un estudioso del chamanismo americano, lo explica de esta manera:
 
Nuestros comportamientos nocivos provocan heridas psíquicas que atraen a criaturas parásitas que buscan alimentarse de nosotros. En una ocasión en la selva, me hice un corte muy profundo. Me vendé lo mejor que pude y caminé dos días en busca de ayuda. Aunque aplicaba una crema antibiótica, las moscas comenzaron a zumbar a mi alrededor y a posarse sobre la herida. Cuando llegué a la clínica ya había crecido algo verde en la herida. ¡Me había convertido en un experimento biológico vivo!
 
De forma parecida si dejamos nuestras heridas psíquicas sin curar, atraemos y proporcionamos alimento a personas parásitas. Estos individuos no son mala gente, simplemente actúan bajo la programación de su cerebro primitivo (que sólo les habla de escasez, de miedo o de placer). "Como, mato y luego existo."
 
Las heridas físicas tienen que drenarse hasta que se forma una nueva capa de piel; las heridas psíquicas también requieren de un trabajo personal de limpieza hasta que sanen. Así como Viloldo desarrolló más conciencia para no cortarse de nuevo, tú tienes que analizar tus conductas que atraen a la gente parásita. No es cuestión de un karma heredado o inevitable, es cuestión de modificar tus comportamientos y actuar con más conciencia espiritual para que los parásitos psíquicos se alejen de ti o que ni siquiera se acerquen.
 
De hecho los parásitos se alejan por sí solos. Por ejemplo: alumnos de la formación de yoga, en especial los más jóvenes, me han comentado que sus antiguos amigos dejaron de buscarlos cuando iniciaron su formación;  incluso alguno pensó "seriamente" en abandonar la formación por esta causa. Lo que sucedió fue que el yoga comenzó a sanar sus heridas emocionales de manera indirecta y eso alejó a los parásitos. En estos casos el yoga fue el camino, pero la verdadera sanación vino de un cambio interno.
 
Lo que en esencia te quiero decir es que dejes de exhibir tus heridas emocionales que no has sanado como:
 
Hacerte la víctima con tus amigas porque tu marido no te hace caso o exhibir tu baja autoestima con tu jefe o seguirte lamentando con cada persona que conoces porque tuviste un padre ausente o porque sufriste mucho de niño.
 
Lo único que logras con esas conductas es atraer a los parásitos que se alimentan de este tipo de heridas. Haz este cambio de manera consciente y verás cómo la gente parásita se aleja y tus heridas sanan hasta volverse invisibles.
 
 
fuente: namaste.com.mx 
 

Una herida física, es sanada automáticamente por nuestro cuerpo, nosotros no hacemos nada, el cuerpo se hace responsable y toma siempre la acción correcta, y el cuerpo integra la sabiduría que le causo esa herida para evitarla, si el fuego me quemó, la próxima vez que vea fuego, lo tomaré con más calma, con más precaución, porque ya sé lo que puede pasar. Una herida emocional, si depende de nosotros, si tomamos la responsabilidad de sanarla, sanará, de lo contrario, permanecerá abierta y seguirá lastimando, ¿Cómo la sano?... primero la reconozco, la acepto, la siento, y dreno lo que tenga que drenar, digo lo que tengo que decir, lloro lo que tengo que llorar, grito lo que tenga que gritar... perdono lo que tenga que perdonar... tomo la sabiduría que vino a dejar esta herida... y luego continúo mi camino, más sabio, más consciente, más lleno de experiencias, que le dan sentido a mi vida, listo para nuevas aventuras....

Recordemos que es nuestra responsabilidad, siempre la acción que tomemos, con todas las cosas que nos pasan, es más importante lo que hagamos después de lo que paso, que lo que paso.

ABC